Tarifas prepago

¿Tarifas prepago o tarifas de contrato?

Cada vez son más las personas que en búsqueda de un mejor servicio, dudan sobre si adquirir una tarifa de contrato o por lo contrario una prepago. La verdad es que ambas tienen sus ventajas y desventajas.

Solo es necesario conocer sobre ellas, desvirtuar las mentiras que crecen en la Red y seleccionar la más adecuada a la necesidad de cada cliente.  A continuación algunos tips necesarios para tomar la elección correcta.

¿Cómo elegir?

Si se desea contratar una tarifa móvil o de internet prepago con una de las grandes operadoras mundiales, viene bien seguir una serie de consejos que pueden ayudar a definir una opción que signifique funcionalidad y ahorro de dinero. Lo ideal es olvidarse de las preocupaciones por el registro de consumos y las facturas mensuales.

Lo primero que debe hacerse es un análisis y tener conocimiento sobre el consumo habitual de Internet. Es imprescindible determinar si se requerirá de un consumo alto o bajo, cualquiera de los dos se puede ajustar al presupuesto del cliente. 

Para el alto, el precio de la tarifa por contrato es mucho más barato por minuto que la prepago, aunque cierto es que esta última puede resultar más útil porque no implica pagar el consumo mínimo que exigen las facturas de contrato. 

Si se prefiere tener control de los gastos hechos, entonces una prepago es la más conveniente, ya que solo se necesita la inversión a medida de cada recarga diaria. Por su parte, las tarifas de contrato solo se pueden pagar hasta la recepción de la factura final, lo que implica desconocer la cifra durante todo el mes. A veces viene bien ahorrarse las sorpresas de último minuto. 

Sin embargo, la de contrato suele ser mucho más cómodas para aquellos usuarios despreocupados, que no quieran hacer seguimiento y pagos periódicos.

Más ventajas y desventajas

Si lo que se quiere es no adquirir un contrato de permanencia, entonces las tarifas prepago son más libres y pertinentes, debido a que el cliente puede desprenderse de la negociación cuando lo crea necesario y conveniente. Mientras que las operadoras por contrato, evidentemente regulan sus convenios por períodos prolongados, la mayoría de ellos entre uno y dos años. Esto significa que el cliente se adapte a las normas hasta el término del contrato.

Sin embargo, esto no quiere decir que el servicio por contrato sea malo, al contrario, la mayoría de las plataformas de Internet, invierten sus mejores elementos a aquellos clientes que los escogen por tiempos constantes.

De hecho, las  ofertas de descuento, optimizaciones y accesorios de red,  vienen incluidas ya dentro de las negociaciones por contrato. Un añadido muy oportuno para aquellos quienes escojan esta opción.

Datos sobre gastos e inversión

Con respecto a los precios, el servicio prepago es más accesible para clientes de presupuestos ajustados o que prefieran servicios temporarios, mientras que la contratación implica un compromiso de permanencia que no escatima en aumentos o incluso pagos extras por recargas adicionales.

Con la decisión prepago, el cliente puede estar más seguro de que no tendrá que pagar un euro aparte de lo previamente presupuestado, de hecho la mayoría de las empresas, incluyen paquetes en los que los usuarios pueden establecer sus propios límites de megas y diseñar sus planes con base a sus presupuestos.

Eso sí, hay que recordar que una vez acabado el plan, no se podrá llamar o conectarse a la Red por insuficiencia de fondos, esto limita bastante las resoluciones de emergencia que nunca faltan.

No ocurre así con la decisión del contrato, puesto a que permite seguir navegando a pesar de haber cumplido con la tarifa mensual, lo que viene muy bien a la hora de los imprevistos. Sin embargo, esta ventaja no es gratis, desde luego implica tener que asumir pagos adicionales que muchas veces no son económicos.

Aparte, las tarifas por contrato ya vienen programadas en diversas ofertas y no permiten que el cliente las diseñe para sí mismo, por ende cada quien solo podrá elegir la alternativa que más se ajuste a sus requerimientos.

Planes desde los cinco hasta los 20 euros, se pueden encontrar fácilmente en las operadoras del momento, y todas ofrecerán atención personalizada para ayudar a decidir sobre cuál elegir. Definitivamente, ambas tienen pros y contras, solo hace falta conocer lo que se quiere y las disposiciones monetarias para resolver el dilema.

Añadir comentario