La UE no hace lo suficiente para hacer frente al desempleo juvenil, dice el nómada digital

Hace varios años, como muchos de su generación, Gonzalo Ajihado dejó su España natal, donde las oportunidades eran escasas, para establecerse en Londres.

«Esto es lo más difícil para los jóvenes aquí, la dificultad para encontrar un trabajo. Esa es la razón por la que la gente se va a otros países», dijo.

España se vio especialmente afectada por la crisis financiera de 2008 y los jóvenes pagaron un alto precio. El desempleo juvenil en el país alcanzó un máximo de casi el 56% en 2013, según datos del Banco Mundial.

El año pasado se situó en el 34,3%, algo más del doble de la media de la UE y el segundo peor en el bloque de 28 países detrás de Grecia, según Eurostat. Y aunque la tasa ha bajado drásticamente, los jóvenes siguen corriendo un riesgo mucho mayor de quedarse sin trabajo, con casi el 45% de los jóvenes empleados con contratos temporales y casi un tercio en empleos a tiempo parcial.

Decidí convertirme en un nómada digital.
Afortunadamente para Ajihado, que ahora tiene 28 años, su estancia en la capital británica le abrió los ojos.

«En Londres, me di cuenta de lo que quería hacer», dijo. «Decidí convertirme en un nómada digital. Eso básicamente es llevar tu trabajo en tu furgoneta, o en tu mochila, y conectarte a Internet y trabajar a través de Internet».

Desde entonces, el desarrollador web ha tomado la decisión de regresar a España y vivir en una furgoneta para facilitar sus viajes, grabando sus aventuras y publicándolas en su canal de Youtube donde también dispensa consejos de viaje y blogs.

Su carrera como freelance le ha permitido visitar más de 30 países y vivir en 11 lugares diferentes sin dejar de ganar dinero.

Está lejos de ser el único que ha optado por convertirse en su propio jefe. El número de trabajadores independientes (iPros) en la UE aumentó un 45% entre 2004 y 2013, pasando de algo menos de 6,2 millones a 8,9 millones, según un informe publicado por el Foro Europeo de Profesionales Independientes.

En aquel momento, la profesora Patricia Leighton, de la Escuela de Negocios IPAG de Francia, declaró lo siguiente: «La UE se enfrenta a niveles de desempleo sin precedentes y sin este crecimiento del iPro, el panorama sería mucho más sombrío».

Me gusta la UE …. No me gustan las fronteras
Pero aunque ha conseguido hacerse un hueco, Ajihado cree que la UE no está «ocupándose» de la cuestión del desempleo juvenil.

En respuesta a la crisis, la UE creó un Fondo Social Europeo y la Iniciativa para el Empleo de los Jóvenes, esta última dotada con un presupuesto de 8.000 millones de euros entre 2014 y 2020.

A pesar de sus críticas al bloque, sigue siendo positivo al respecto.

«Me gusta la UE. Quiero decir, creo que es algo bueno. No me gustan las fronteras, así que una cosa buena de la UE es que puedo ir a vivir a Londres sin visado», explicó.

De esa manera, es como muchos en Europa. Un estudio del Pew Research Center publicado en marzo reveló que el 62% de la población de 10 países de la UE tenía una opinión global favorable del bloque, pero una cantidad similar también lo criticó por no entender las necesidades de sus ciudadanos.

En particular, sólo el 40% de los encuestados del estudio aprobaron la forma en que el bloque aborda las cuestiones económicas y el 58% se mostraron pesimistas sobre el futuro financiero de la próxima generación, creyendo que cuando los niños de su país crezcan, estarán en peor situación económica.

«No sabemos mucho sobre el papel europeo aquí en España. Creo que deberíamos saber más, porque, al final, es algo muy importante para los españoles, para los jóvenes», añadió Ajihado.

«Batalla clave
En un documento publicado en febrero, el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, un grupo de reflexión, predijo que España, junto con Alemania, Francia, Italia y Polonia, estaría entre las «batallas clave» de las elecciones parlamentarias europeas que se celebrarán del 23 al 26 de mayo.

Esto se debe a la inusual situación política de España. En las elecciones generales de abril -las terceras en cuatro años- Pedro Sánchez fue reelegido primer ministro, pero el líder socialista necesita el respaldo de otros partidos para formar un gobierno.

Las elecciones también dieron lugar a que el partido de extrema derecha Vox entrara en el parlamento, una primicia en el país desde que se convirtió en una democracia tras la muerte de Francisco Franco en 1975.

Añadir comentario