El sonido de las estrellas: Científicos granadinos describen la ‘música celestial’

Ver estrellas es una cosa, pero oírlas es otra muy distinta – y no es algo que la mayoría de nosotros creamos que es posible. La idea de que las estrellas «suenen como» cualquier cosa probablemente haya pasado por la mente de muy poca gente, pero la Universidad de Granada y el Instituto de Astrofísica de Andalucía acaban de responder a una pregunta que no muchos de nosotros sabíamos que teníamos que hacernos.

«Es un poco como una sala de conciertos con un público descontento, que habla constantemente, por lo que la música es difícil de escuchar», revela el equipo.

Al igual que otros objetos de la naturaleza, como la forma de una coliflor o el contorno de una montaña, los investigadores explican que las estrellas tienen una «estructura fractal», una forma geométrica irregular o fragmentada en todas las escalas de medición, entre la más grande y la más pequeña.

Esto significa que su nivel de luz emitida cambia periódicamente y pulsaciones, ya que las ondas de densidad y las alteraciones de temperatura en su interior son forzadas a salir a la superficie, haciendo que las estrellas oscilen o giren.

Estas oscilaciones forman patrones tridimensionales de la misma manera que la de una guitarra o la piel de un tambor lo hacen en patrones unidimensionales o bidimensionales.

Como cada estrella es diferente en su estructura, pulsa y oscila de manera diferente, y puede ser clasificada en categorías de producción de sonido como diferentes instrumentos musicales.

En pocas palabras, las estrellas crean música, aunque las pulsaciones significan que está oscurecida por un persistente murmullo de fondo, como una multitud de personas que hablan a la vez.

Los científicos están trabajando en separar el «murmullo» de la «música» utilizando un algoritmo basado en el análisis armónico de Fourier.

La astrofísica ha avanzado hasta tal punto que, hoy en día, es perfectamente posible ver, y muy claramente, cómo se compone el interior de una estrella y estudiar los mecanismos físicos que rigen sus pulsaciones.

Añadir comentario