Estrella de YouTube que humilló a un vagabundo condenado a prisión

Una estrella de YouTube que engañó a un vagabundo para que comiera galletas rellenas de pasta de dientes y luego publicó imágenes del incidente en línea ha sido condenado a 15 meses de prisión y a pagar a su víctima 20.000 euros en concepto de «daños morales».

Un juez de Barcelona también prohibió a Kanghua Ren, más conocido como ReSet, tener cuentas de medios sociales durante cinco años.

ReSet, que nació en China pero creció en España, fue uno de los 200 YouTubers más populares de España y América Latina, con 1,1 millones de seguidores.

En 2017 aceptó el reto de raspar la crema de las galletas Oreo y reemplazarla con pasta de dientes.

Encontró a un hombre rumano que vivía en las calles de Barcelona, le entregó las galletas adornadas y un billete de 20 euros, y filmó el encuentro. El hombre vomitó después.

«Tal vez me pasé un poco, pero mire el lado positivo: esto le ayudó a limpiarse los dientes», dijo ReSet, de 21 años. «No creo que se las haya cepillado desde que se hizo pobre.»

El video causó un alboroto y fue retirado al cabo de unos días. ReSet entonces buscó al hombre sin hogar y le dio a su hija 300 euros para persuadirla de que no emprendiera acciones legales.

La juez, Rosa Aragonés, señaló que no se trataba de un hecho aislado y que la estrella de los medios sociales tenía propensión a tener un «comportamiento cruel» y a aprovecharse de «víctimas fáciles o vulnerables». Ella lo encontró culpable de violar la integridad moral del hombre.

Según la sentencia, vista por el periódico español El País, Aragonés concluyó que ReSet había «humillado y acosado a una persona de edad mucho mayor, vulnerable, sin hogar… cuya vida había sido arruinada por el alcoholismo y que vivía en las calles».

El juez dijo que lo había hecho «para atraer la atención enfermiza de sus seguidores» y para aumentar los ingresos publicitarios generados por el vídeo.

«Hago cosas para montar un espectáculo», dijo ReSet al tribunal. «A la gente le gustan las cosas enfermas».

En España, las penas privativas de libertad de menos de dos años se suspenden en el caso de los delincuentes que cometen por primera vez.

Añadir comentario