Alrededor de 150 migrantes saltan la valla fronteriza hacia Ceuta

Alrededor de 150 migrantes lograron saltar la valla fronteriza que separa Marruecos del enclave de Ceuta, en el norte de África, en España, el viernes por la mañana. Según fuentes oficiales, el número de migrantes que intentaron cruzar a territorio español fue aún mayor, pero sólo unos 150 pasaron la doble valla, de seis metros de altura, 8,4 kilómetros de largo y coronada con alambre de púas.

Un total de 11 agentes de la Guardia Civil resultaron heridos en el incidente, según las últimas cifras disponibles de las autoridades sanitarias nacionales, mientras que decenas de migrantes se lesionaron al pasar por encima de la alambrada de púas.

La carrera por la valla «se llevó a cabo de manera violenta, con enfrentamientos mano a mano[con los oficiales] y utilizando ganchos, palos y ácido», dijo el sindicato de la Guardia Civil AUGC en un comunicado que subrayó la escasez de recursos para la aplicación de la ley. «Este último asalto organizado evidencia la necesidad de refuerzos técnicos y humanos en las ciudades fronterizas, como lo ha venido demandando la AUGC desde hace años».

El sindicato también instó al ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, a establecer «un protocolo de actuación claro e inequívoco en las fronteras de Ceuta y Melilla» y a «adoptar una postura sobre la política de retroceso». Es urgente que los agentes reciban una mayor protección legal en el trabajo diario que realizan en los pasos fronterizos».

Varios migrantes quedaron atrapados en el alambre de púas cuando trataron de cruzar a Ceuta, pero pudieron desenredarse y saltar la valla. Según el diario local El faro de Ceuta, siete de ellos se quedaron atascados y empezaron a gritar «España, España» y «Amigo, amigo», mientras que otros rogaban a los agentes de la Guardia Civil que los dejaran pasar.

Los migrantes hicieron el salto a España desde el muelle de Benzú, y luego corrieron a toda velocidad hasta el centro de recepción temporal de migrantes (CETI) de la ciudad, a cuatro kilómetros de distancia. El CETI en Ceuta es típicamente el primer destino para los migrantes que saltan la valla fronteriza que separa España de Marruecos. Funcionarios del gobierno dijeron que con estos 150 recién llegados, la capacidad del centro de migrantes se ha excedido de nuevo (la ocupación hasta hoy estaba ligeramente por debajo del máximo de 512).

La última vez que los migrantes saltaron la valla a Ceuta a tal escala fue en agosto de 2018. En esa ocasión, el cruce fue mayor y más violento, con 602 migrantes de un grupo de 850 que llegaron a territorio español. Los migrantes utilizaron antorchas caseras, cal viva, palos y objetos afilados para pasar a los oficiales. Varias personas fueron arrestadas y acusadas de organización criminal. El violento cruce fronterizo dejó 132 heridos y 32 guardias con moretones, quemaduras y problemas respiratorios.

Añadir comentario