Manuel Valls: «Con Vox terminas ensuciándote las manos, y hasta cierto punto, el alma»

El ex primer ministro francés Manuel Valls admite que está molesto porque el partido de centro-derecha Ciudadanos ha roto la coalición que se formó hace nueve meses para apoyar la candidatura de Valls a la alcaldía de Barcelona. Ciudadanos anunció el lunes que su comité ejecutivo de 13 miembros había decidido romper con la política barcelonesa por ayudar a Ada Colau, del partido de izquierda Barcelona en Comú (la rama regional de Podemos), a ser reelegida como alcaldesa de Barcelona, una decisión que Valls tomó para evitar que el Ayuntamiento cayera en manos de la Izquierda Republicana Catalana (ERC) independentista.

Pero las tensiones son más profundas. Valls ha sido un crítico vocal en contra de hacer tratos con el partido de extrema derecha Vox, cuyo apoyo necesitan Ciudadanos y el derechista Partido Popular (PP) si quieren tomar el poder en varios gobiernos municipales y regionales, incluyendo la región de Madrid.

El primer momento de tensión surgió a raíz de una protesta en febrero en la céntrica plaza Colón de Madrid convocada por el PP, Ciudadanos y Vox para exigir la dimisión del Primer Ministro en funciones, Pedro Sánchez, del Partido Socialista (PSOE). El equipo de Valls había dicho que no asistiría al evento, pero unas horas después, ante la presión de Ciudadanos, confirmó que estaría presente para defender la Constitución española, no para presionar por la renuncia de Sánchez. Valls también se negó a subir al escenario para hacerse una foto junto a miembros del PP, Ciudadanos y Vox.

Ciudadanos y el Partido Popular ya están gobernando en la región sur de Andalucía gracias a los votos de Vox, y el pasado sábado tomaron el control del Ayuntamiento de Madrid con el apoyo de la extrema derecha.

Valls dice que seguirá siendo concejal de Barcelona, y ha pedido tiempo para considerar nuevos proyectos. Ciudadanos tiene tres concejales en el Ayuntamiento de Barcelona, mientras que el grupo de independientes de Valls, Barcelona pel Canvi-Ciutadanshas, también tiene tres.

En esta entrevista con EL PAÍS, Valls explica por qué cree que Ciudadanos está traicionando sus valores liberales y progresistas.

Los ciudadanos están demostrando que su estrategia es, cuanto peor sea, mejor.

Pregunta. ¿Ciudadanos ha cambiado tanto desde que usted se unió al partido hace menos de un año?

Responde. A principios de octubre advertí que teníamos que considerar un «cordón sanitario» con Vox. Recuerdo que[el líder de Ciudadanos] Albert Rivera dijo que no estaba de acuerdo, sólo para poner en marcha uno contra el PSOE unos meses después. Si me hubieran escuchado, modestamente, las cosas habrían sido diferentes. Tras las elecciones autonómicas andaluzas, si el PSOE se hubiera abstenido, no habría sido necesario un acuerdo indirecto con Vox. Las responsabilidades son compartidas, pero hay un cambio. Usted dice que es liberal, progresista y proeuropeo, y termina haciendo un trato, escondiéndose detrás del PP, con un partido antiliberal y antieuropeo. Este cambio, hecho para vencer al PP y convertirse en el líder de la derecha, es una estrategia equivocada. […] No ha funcionado, al igual que la estrategia para derrotar al PP no ha funcionado.

Q. ¿Le dijiste a Ciudadanos que ofrecerías a Ada Colau tus votos sin condiciones en la ceremonia de investidura?

A. No tuve que negociar una decisión tan importante con Ciudadanos, lo acepto. ¿Esa es la causa de la división? ¿La forma de hacer política, de actuar? No, se debe a otras razones. Están demostrando que la estrategia de lo peor es lo mejor, es la estrategia de Ciudadanos.

Q. ¿Cree usted que Ciudadanos quería que Ernest Maragall, del ERC, se hiciera alcalde para que la situación en Cataluña empeorara en beneficio del partido?

A. Si hubiéramos seguido la posición de Ciudadanos, Maragall sería hoy alcalde. Prefieren un alcalde separatista para mostrar de qué se trata la campaña independentista. Pero, ¿qué piensan los barceloneses? Y dejar el Gobierno español en manos de[el grupo nacionalista vasco] EH Bildu y el ERC para mostrar la traición de[el primer ministro socialista en funciones] Pedro Sánchez. Un partido que dice que es liberal y progresista tiene una responsabilidad.

Es mejor perder el poder y tener la opción de volver al poder mañana porque su posición será clara, ética y responsable.

Q. Si crees que Ciudadanos está usando tu decisión de apoyar a Colau como una excusa para romper contigo, ¿cuál es la verdadera razón? ¿Es sobre Vox?

A. Sí, por supuesto. Es la razón más importante. Tenemos que luchar contra el nacionalismo en todas sus formas. El nacionalismo es Vox, es el impulso separatista: no podemos dejar una región como Navarra en manos del EH Bildu[partido independentista nacionalista y pro vasco]. Querer hacer tratos directos o indirectos con Vox es muy serio en términos de principios, ética, una visión pro-europea, de lo que tiene que ser un partido central, progresista y pro-europeo.

Q. Al hacer tratos con Vox, ¿el PP y Ciudadanos están normalizando la extrema derecha?

A. La posición de Ciudadanos es no hacer tratos directos con Vox, no aceptar al partido en el gobierno. Esto significa que se sienten incómodos con Vox. El problema es que cuando entras en este círculo, en el proceso de discusión directa o indirecta, terminas ensuciándote las manos, y hasta cierto punto, el alma, si eso significa algo en la vida política. Al final, para impulsar el presupuesto en Andalucía, hay que firmar un documento.

Q. Y eso viene con condiciones.

A. Es mejor perder el poder, no ejercerlo, y tener la opción de volver al poder mañana porque su posición será clara, ética y responsable. Ciudadanos se apresura a alcanzar posiciones de poder y a deshacerse de otros.

Añadir comentario