La inestabilidad política en España afecta a la imagen global

La inestabilidad política en España está perjudicando su imagen global. El país ha pasado del puesto 25 al 27 en el Índice de Buena Gobernanza, elaborado por el proyecto MESIAS con el apoyo de España Global, una agencia estatal que trabaja para supervisar y mejorar la imagen del país en el extranjero.

El índice clasifica a los países en seis áreas diferentes: control de la corrupción, eficacia gubernamental, calidad de la regulación, estado de derecho y voz y rendición de cuentas. España cayó en todos los parámetros entre 2016 y 2017, excepto en el Estado de derecho, donde subió un puesto hasta el 26º. Pero la caída más pronunciada se produjo en el ámbito de la estabilidad política, donde España pasó del puesto 33 al 40 de la lista de 145 países.

El estudio se basa en datos del Banco Mundial de 2017, que es el último año disponible, y no tiene en cuenta el reciente intento fallido de investidura del Primer Ministro en funciones, Pedro Sánchez, del Partido Socialista, ni su exitosa moción de censura de junio de 2018.

Según José María Cubillo, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid y líder del proyecto MESIAS, la caída puede atribuirse a la crisis en Cataluña, donde un movimiento independentista ha dividido la región, y a la repetición de las elecciones en 2016. «Lo preocupante es que España ha caído en cinco de los seis parámetros que se miden y, lo que es más importante, hay una caída continua de la buena gobernanza desde que el índice comenzó hace 12 años», explica. En 2005, España ocupaba el 20º lugar en el ranking mundial, pero hoy ocupa el 27º. En control de la corrupción, el país ha caído de la posición 18 a la 32, y en eficiencia gubernamental, ocupa el puesto 23, por debajo del 17.

«España sigue siendo líder mundial en materia de buen gobierno, dentro del primer cuartil[de la lista], pero sigue una tendencia a la baja, y si este camino continúa, podría quedar rezagada respecto a sus vecinos de la UE», advierte Cubillo.

Según el estudio, Nueva Zelanda tiene el mejor gobierno del mundo. Cinco países de la UE (Finlandia, Suecia, los Países Bajos, Dinamarca y Alemania) se encuentran entre los cinco primeros, y otros 13 entre los 20 primeros.

Cubillo cree que la caída de siete puntos en la estabilidad política refleja «cierta insatisfacción» de los españoles hacia la clase política. «Lo que nos dicen los datos es que hay una sensación de que las cosas no van bien. La inestabilidad causa incertidumbre e inhibe a las personas a la hora de tomar decisiones a largo plazo», explica.

La opinión de los españoles sobre la capacidad de su gobierno para controlar la corrupción ha disminuido en los últimos años, alcanzando su peor punto en 2017 con el juicio en el llamado caso Gürtel, la mayor investigación sobre corrupción política en la historia democrática de España. La confianza en la eficacia del gobierno y en la calidad de la reglamentación también ha disminuido constantemente.

Añadir comentario