«Los narcotraficantes son prácticamente ídolos en el Campo de Gibraltar»

No hay mucho que sorprenda a Ana Villagómez cuando se trata del sombrío submundo del narcotráfico. Tras 18 años como fiscal antidrogas en Cádiz, se ha convertido en la primera fiscal antidrogas coordinadora de Andalucía, que es la primera región de España en establecer este papel.

Villagómez fue considerada la candidata perfecta para el complejo trabajo dada su experiencia en la supervisión del plan especial de seguridad en el Campo de Gibraltar, en el sur de España, que condujo a la incautación de 149 toneladas de drogas y 4.852 arrestos en un año.

Pregunta: ¿Por qué se ha creado este papel más amplio?

Responde: Las unidades de la policía y de la Guardia Civil que persiguen a los narcotraficantes en Andalucía están llevando a cabo investigaciones que afectan también a Málaga, Cádiz y Sevilla porque, aunque las organizaciones tienen su sede en el Campo de Gibraltar, se están trasladando a otros lugares para descargar las drogas.

La violencia continúa y va en aumento

P: ¿Por qué la mudanza?

R: Cuando se sienten presionados en un lugar, intentan cambiar sus rutas y modus operandi. Hubo un tiempo en que el río Guadalquivir era el punto de entrada de la mayoría de los cargamentos de hachís. Cuando se vieron presionados, siguieron moviéndose hasta que se hicieron mucho más fuertes en el Campo de Gibraltar. Ahora estamos viendo cómo vuelven al Guadalquivir y a otras zonas de las provincias de Cádiz, Almería, Huelva y también a Portugal.

P: ¿Significa eso que ha habido una nueva división del botín del narcotráfico?

R: Los mismos narcotraficantes que operaban en el Campo de Gibraltar están cambiando parte de su infraestructura y poniéndose en contacto con la población local para ayudar con la descarga.

P: ¿El estado ha sido permisivo con respecto a este problema?

R: No exactamente. Coincidió con un período de crisis intensa y no creo que haya habido falta de interés, sino de capacidad, hasta el punto de que finalmente se convirtió en un territorio sin ley.

P: ¿Se ha derrumbado el sistema judicial debido a que ahora hay más operaciones policiales?

R: La situación en los juzgados del Campo de Gibraltar no se debe sólo a eso, sino también a que hay una gran cantidad de trabajo atrasado. Lo mismo ocurre en otros tribunales de la provincia, como el de Barbate. Ya están sobrecargados y estos casos han exacerbado su colapso. Pero estos procedimientos no se limitan al Campo de Gibraltar, sino que también se están llevando a cabo en Sevilla y Málaga. La policía es consciente de no sobrecargar a los tribunales porque no funciona. Estamos solicitando más recursos para los tribunales para que no se vean tan abrumados y puedan seguir adelante.

P: Disparos, secuestros… Sus informes advierten de la violencia del narcotráfico. ¿Se ha reducido o es tan malo como antes?

R: La violencia continúa y va en aumento. Utilizan armas para protegerse de la policía y de otras bandas cuando hay un ajuste de cuentas. La concentración de tantas organizaciones de narcotraficantes en un área específica también atrae a otras pandillas de afuera que están ansiosas por robar la mercancía.

P: ¿Le preocupa la corrupción vinculada a la trata, como el caso del jefe de la Guardia Civil, Joaquín Franco, que fue arrestado en Algeciras por trabajar con traficantes durante más de 20 años?

R: Mucho. Es importante mantener a las organizaciones bajo asedio para evitar que tengan la capacidad y el dinero para sobornar a un oficial de la ley. A fin de cuentas, creo que se trata de casos aislados.

P: ¿Qué papel juega el narcotraficante andaluz en traer hachís de Marruecos a Europa?

R: Las pandillas descargan, vigilan y entregan las drogas a los compradores. No son los jefes. En el Campo de Gibraltar, han dado un paso más allá y creo que algunos no están simplemente implicados en operaciones de descarga.

P: ¿Tiene miedo de que aparezcan nuevos capos de la droga, como los hermanos Castaña?

R: Estas personas tienen un cierto atractivo en el área, son consideradas casi como ídolos. Por eso es importante que el Estado y el sistema de justicia actúen como elemento de disuasión y prevención.

P: ¿Qué se debe hacer con las generaciones que ya han sido corrompidas por el narcotráfico?

R: Es muy difícil recuperarlos. Los niños pequeños y los jóvenes están mezclados en él y sus familias no ven nada malo en él. El castigo no resuelve el problema de la educación.

P: ¿Existe el riesgo de que los narcotraficantes locales recurran a la cocaína?

R: Se dijo hace algunos años que estaban tratando de usar la ruta del hachís africano para la cocaína, pero no hemos visto ninguna señal de ello.

P: ¿Cuál es la situación en Andalucía con respecto a otras drogas?

R: Es complicado. Tenemos plantaciones de hachís y marihuana que se extienden por toda Andalucía y pequeños traficantes de cocaína que se instalan cada vez más en apartamentos, lo que está generando una gran alarma social. También está el tráfico a gran escala de cocaína que llega al puerto de Algeciras en contenedores.

P: Cada vez hay más operaciones exitosas en el puerto de Algeciras. ¿Las autoridades están incautando más drogas?

R: Es difícil saberlo. Hay que tener en cuenta las conclusiones extraídas a la luz de los recursos empleados y de si éstos han aumentado. No se puede llegar a una conclusión sobre la base de un solo dato, sino que hay que verlo en relación con el resto.

Añadir comentario