España emite órdenes de detención contra mujeres de ISIS atrapadas en campos sirios

El Tribunal Superior de Justicia de España, la Audiencia Nacional, ha dictado recientemente órdenes de detención contra cuatro mujeres que viajaron a Siria en 2014 para unirse al Estado Islámico (ISIS).

Los cuatro están actualmente recluidos en dos campos de detención dirigidos por milicias kurdas en Siria, dijeron a EL PAÍS dos fuentes cercanas a la investigación.

Tres de las mujeres son de nacionalidad española y la cuarta es una mujer marroquí casada con un yihadista de nacionalidad española. Fue asesinado en el autoproclamado califato de ISIS. Esta última mujer tiene tres hijos de nacionalidad española.

El gobierno español ha estado analizando el caso desde abril, cuando este periódico reveló su presencia.

Los cuatro -que tienen un total de 17 niños bajo su cuidado, incluido un recién nacido- son buscados por varios tribunales españoles por «delitos relacionados con el terrorismo», según fuentes policiales.

Los presuntos yihadistas – Luna Fernández, Yolanda Martínez, Lubna Mohamed Miludi y Loubna Fares – están detenidos en campamentos para familiares de combatientes de ISIS. Fernández y Martínez se encuentran en el campamento de Al Roj, en el norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía. Miludi y Fares permanecen en Al Hol, el campo en el noreste de Siria al que los cuatro fueron llevados después de la caída de Baghouz, el último reducto de ISIS, en febrero.

El gobierno español ha estado analizando el caso desde abril, cuando EL PAÍS reveló su presencia en los campos sirios, donde las condiciones de vida han sido descritas como extremadamente insalubres y peligrosas. Un comité de funcionarios de los Ministerios de Asuntos Exteriores, Interior y Justicia está examinando el caso y considerando opciones de repatriación, en consonancia con medidas similares adoptadas por otros países de la Unión Europea, como Francia o Alemania.

Al menos dos de las cuatro mujeres – Luna Fernández y Yolanda Martínez, que se convirtieron al Islam – están clasificadas como «peligrosas» en los registros policiales.

También hay preocupaciones de seguridad sobre la mesa: al menos dos de las cuatro mujeres – Luna Fernández y Yolanda Martínez, que se convirtieron al Islam – están clasificadas como «peligrosas» en los registros policiales.

Si regresan a España, serán arrestados inmediatamente y probablemente mantenidos en prisión preventiva. Podrían ser acusados de colaborar con, o ser miembros de, una organización terrorista, un delito que conlleva penas de prisión de seis a 12 años.

Mientras el ejecutivo estudia el caso, varios tribunales de investigación han emitido órdenes de arresto contra las cuatro mujeres. España no tiene ningún acuerdo de extradición con Siria, que lleva ocho años y medio en guerra. Tiene un agregado de negocios en Beirut que visita periódicamente la capital, Damasco.

Fuentes legales dijeron que el gobierno está procediendo con mucha cautela ya que el caso tiene implicaciones criminales, de seguridad e incluso humanitarias, dada la presencia de menores. En mayo, la ONG Médicos sin Fronteras informó que 8.000 mujeres y más de 3.000 niños en el campamento de Al Hol no tienen acceso a atención médica.

La investigación se está alargando en España, que todavía tiene un gobierno en funciones tras las inconclusas elecciones del 28 de abril.

En abril, los fiscales del Tribunal Superior solicitaron al Ministerio del Interior un informe sobre las mujeres españolas, que pedían volver a España con sus propios hijos y con los que estaban a su cargo. Todas afirman que siguieron a sus maridos a la zona de conflicto sin darse cuenta en lo que se estaban metiendo. Fuentes antiterroristas señalaron que al menos dos de ellas, Yolanda Martínez y Luna Fernández, se habían presentado en anteriores investigaciones del Tribunal Superior sobre una célula yihadista conocida como la brigada Al Andalus.

La investigación se está alargando en España, que todavía tiene un gobierno en funciones tras las inconclusas elecciones del 28 de abril. Por el contrario, Alemania y Francia se han movido con mayor rapidez, ya que el primero trajo de vuelta a cuatro niños de Siria a mediados de agosto, y el segundo ya ha repatriado a una docena de huérfanos.

Añadir comentario