El misterio de los avistamientos de tintorera en Galicia

Miden alrededor de medio metro y cortan el agua con una velocidad alarmante, trayendo recuerdos de escenas de películas en las que los personajes gritan de pánico mientras son atacados por los tiburones. Sin embargo, estas pequeñas criaturas son, de hecho, temerosas e inofensivas.

Las crías de tintorera (Prionace glauca) son cada vez más comunes en las costas de Galicia, en el noroeste de España. Es una tendencia que ha dejado perplejos a los especialistas marinos desde 2012. Hace apenas unos días, 16 cachorros aparecieron en la playa de Valdoviño, lo que obligó a los socorristas a despejar el mar de bañistas.

Cada verano durante los últimos siete años, estos tiburones han hecho su aparición a lo largo de esta costa. Inicialmente, los trabajadores del Centro de Coordinación para el Estudio de Mamíferos Marinos (Cemma) creían que habían sido capturados accidentalmente por los pescadores y regresaron al mar con heridas, lo que provocó que fueran arrastrados por las corrientes hasta la orilla. «En los últimos tres o cuatro años, nos hemos dado cuenta de que no es así, que se trata de un fenómeno continuo», afirma Alfredo López, biólogo de Cemma, fundada en Galicia hace casi 30 años.

Estos peculiares visitantes, de apenas unas semanas o meses de edad, llegan a las rías e incluso a los puertos gallegos en busca de comida, a veces en grandes grupos, según Gonzalo Mucientes, de la asociación Blue Ecology. Biólogo marino especializado en la especie, ha elaborado un registro de avistamientos veraniegos de tiburones en colaboración con Cemma y el bloguero Toño Maño, de «Tiburones en Galicia», en un intento de averiguar qué es lo que está sucediendo, aunque la investigación aún no ha arrojado ninguna conclusión sólida.

El año pasado se registró el mayor número de avistamientos – 123 – con más de 200 tintoreras vistas a lo largo de la costa de Galicia, desde las Rías Baixas hasta Ferrol. En comparación, en 2016 y 2017 combinados se produjeron 65 avistamientos de 106 tiburones, según los datos presentados por los investigadores en el VII Congreso Ibérico de Ictiología en Portugal. Los especialistas señalaron que el aumento no significa necesariamente más tintoreras, sino una red de vigilancia más eficiente.

A young blue shark found at Aguieira beach in Porto do Son (A Coruña).

Mucientes tiene dos teorías para explicar la presencia del tiburón azul. «Por un lado, podrían estar empujando su zona de cría más cerca de la costa debido a un cambio en la temperatura del agua», dice. «Por otro lado, puede haber un aumento en el número de jóvenes, lo que los lleva a acercarse[a la tierra] mientras compiten por la comida.»

Las tintoreras tienen entre 30 y 40 crías por camada, después de un período de gestación de entre nueve y 12 meses durante el cual la comida pasa de la madre al bebé a través de un tubo similar al cordón umbilical. Esto tiene lugar en el mar, más allá de la orilla del mar de Galicia, situada a 200 millas de la costa. La anomalía es que estos cachorros están viajando esa enorme distancia hasta la costa.

Pero según Mucientes, la amenaza que representan es insignificante. «Comen pequeños peces y cefalópodos y tienen miedo y se dan a la fuga rápidamente», dice, añadiendo: «Podrían ser dañinos sin querer serlo si alguien los atrapara, ya que tienen dientes.»

El aumento no significa necesariamente más tintoreras, sino una red de vigilancia más eficiente.

Los investigadores de Cemma también insisten en que estos tiburones son inofensivos, aunque aprueban la respuesta de los socorristas en Valdoviño ya que, debido a su número, había una buena posibilidad de tocarlos accidentalmente, lo que podría provocar una mordedura involuntaria. En Valdoviño, la tintorera fue confundida con el marrajo dientuso, que también es inofensivo pero causa más pánico debido a sus grandes dientes y velocidad – es el tiburón más rápido del mundo.

Los baby blues como los de Valdoviño no se acercarán a nada más grande que a sí mismos, aunque el consejo de Cemma incluye dejarlos solos. La organización también sugiere que los tiburones azules varados regresen al mar usando una toalla y evitando la aleta dorsal. Los bañistas deben llamar al 112 o informar a los salvavidas si se encuentran con uno en la arena.

El fenómeno de la tintorera visitante se limita principalmente a Galicia, aunque también se han producido avistamientos frente a las costas de Asturias y Portugal. Mucientes cree que se debe a ciertas características propias de la costa gallega, como las rías, que forman pequeños charcos de aguas tranquilas.

Añadir comentario