Una playa alemana amanece plagada de Kinder Sorpresa perdidos por un barco mercante

111

 

Los caminos de los Reyes Magos son inescrutables. Un buque de carga que viajaba de China a Bremen (Alemania) perdió cinco contenedores repletos de huevos Kinder Sorpresa, para gozo de los niños de la isla de Langeoog, en el mar del Norte. Las imágenes compartidas en Twitter con los padres muestran a niños alborozados recogiendo los huevos en las arenas de las gélidas playas del Atlántico.

El pasado miércoles, un barco carguero de bandera danesa se vio sorprendido por Alex, una enérgica tormenta que alcanzó la categoría de huracán. El carguero Maersk Mukebo, que recorría el trayecto desde el puerto de Yangshan en China a Bremerhaven, perdió cinco contenedores, todos ellos cargados con la golosina, que es un juguete, una sorpresa y un dulce, todo en uno.

“Fue muy divertido, sobre todo para los niños”, declaraba un padre de Langeoog al diario Bild. Pero cuando el chocolate desapareció y sólo quedaron los huevos de colores en la playa, el chiste dejó de tener gracia: “Esto ya no es divertido. Los Kinder están ensuciando el entorno y son muy peligrosos para los animales”, concluyó lacónico otro testigo.

El pasado 30 de diciembre murió a los 83 años William Salice, empleado de Ferrero e inventor de los célebres Kinder, quien quizá se confabuló con los Magos de Oriente para dar su última sorpresa.

 

112

 

Fuente

 

Etiquetas:

Categorías: Sociedad