Una orden religiosa alquila un convento para un hotel de 4 estrellas en la Costa Brava sin pagar el IBI

24

Hotel El Convent

 

La orden religiosa de los Padres Mínimos arrienda a una empresa privada un antiguo convento, que actualmente es un hotel de cuatro estrellas de nombre El Convent, sin abonar el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). La Iglesia se beneficia así de la exención del IBI para la realización de una actividad lucrativa –el arrendamiento–, ajena a cualquier labor social o pastoral. Casos similares, pero con aparcamientos, se dan en Almería y Lugo.

Esta excepcionalidad es causa de controversia jurídica, pero los órganos judiciales suelen inclinarse por considerar que cualquier bien de la Iglesia, aunque le dé un aprovechamiento económico y no un uso religioso, está libre de la contribución urbana. Ayuntamientos como Valencia, Zaragoza o Granada, entre otros, lo ven injusto y estudian fórmulas para la eliminación de este tipo de exenciones. Europa Laica lo considera como un “fraude”.

El Ayuntamiento de Begur (Girona) acordó en 2009 girar el recibo del IBI a la Comunidad Padres Mínimos por el Convento de Santa Reparada, al entender que no cumplía los requisitos para la exención, ya que ni el arrendamiento ni el negocio hotelero son fines propios de la Iglesia. La orden religiosa recurrió y en primera instancia perdió: un juzgado de Girona dio la razón al Ayuntamiento. Pero el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), en una sentencia de 2013, dio la razón a los religiosos, y estableció la “exención total del IBI” para esta finca.

La parcela del hotel El Convent, de cuatro estrellas, tiene una superficie de 8.801 metros cuadrados y una superficie construida de 1.844 metros cuadrados. El establecimiento se encuentra a unos minutos a pie de la playa Sa Riera, en la Costa Brava, “en una de las orillas más prestigiosas del mundo”, según la web del establecimiento. Tiene habitaciones que cuestan más de 300 euros por noche en temporada alta. El hotel oferta suites y habitaciones dobles e individuales.

Fuente

 

Etiquetas: ,

Categorías: Economía, Sociedad