El CETA, la avanzadilla del TTIP con graves riesgos para la seguridad alimentaria en la UE

0000000 w

 

Un nuevo informe advierte que el tratado entre la Unión Europea y Canadá,conocido como CETA, puede rebajar los estándares de seguridad alimentaria. El estudio ha sido desarrollado por Council of Canadians junto con numerosas organizaciones Europeas, entre las que se encuentran ATTAC España y Amigos de la Tierra. En el mismo, se exponen las diferencias normativas entre Canadá y la UE que pueden poner en peligro para la seguridad de los alimentos y los estándares de producción europeos.

Las pequeñas economías agrarias europeas, que llevan años luchando contra la caída de precios, ahora se encontrarían con nuevos obstáculos, y tendrían que competir en condiciones de desigualdad con las importaciones canadienses. Canadá no es la naturaleza virgen que los europeos imaginan con pequeñas granjas salpicando el paisaje, señala el informe. El estudio detalla las aéreas donde las normativas canadienses son mucho más débiles que las de la UE, incluyendo los alimentos genéticamente modificados, pesticidas, tintes alimenticios, pollo clorado u hormonas, entre otros.

“No sólo estamos hablando de una competencia desleal con nuestros agricultores y ganaderos, sino de sentar las bases del modelo agroalimentario que queremos tener en el futuro: preservar el modelo mayoritario de pequeñas y medianas explotaciones en Europa , en el que se prima la calidad, la seguridad alimentaria, la preservación del medio ambiente y el bienestar animal”, ha apuntado Andoni García, Comisión Ejecutiva de COAG,

El tratado fomenta “un modelo productivo intensivo e industrial, base de la comida procesada y de una dieta poco saludable. No podemos echar por tierra la rica y variada tradición gastronómica europea por el interés de un puñado de multinacionales agroexportadoras”, añade.

“En todo el mundo la gente quiere más alimentos locales, sostenibles y saludables, para nuestra economía, nuestro medio ambiente y nuestro bienestar. El CETA nos lleva en dirección opuesta- hacia las granjas industriales, con producciones insostenibles y con cuestionables normas de seguridad”, ha declarado Blanca Ruibal, portavoz de Amigos de la Tierra.

“El CETA supone una amenaza similar al TTIP, pero además es el submarino de la economía norteamericana en Europa, ya que no tenemos que olvidar que gracias al NAFTA las empresas estadunidenses que tengan sucursales en Canadá van a tener las mismas oportunidades de operar a través del CETA”, ha indicado ATTAC Madrid.

El CETA puede entrar en vigor una vez que sea ratificado por el Parlamento Europeo, por eso las organizaciones que forman parte de la campaña en contra de los tratados TTIP, CETA y TISA ponen este año el foco en él como peligro más inmediato, y llaman a la movilización para la semana del 8 al 15 de octubre que finalizará con una gran manifestación de Atocha a Cibeles el día 15.

Fuente

 

Categorías: Noticias