Un trabajador de Torbe: “No quiero grabar llantos y llantos y llantos y llantos”

00000 15

Ignacio Allende Fernández, ‘Torbe’

 

El sumario judicial de la investigación al productor de cine porno Ignacio Allende Fernández, conocido como ‘Torbe’, revela cómo sus propios trabajadores tenían reticencias después de ver a sus actrices negarse a grabar las escenas exigidas. En una conversación intervenida por la Policía el pasado mes de febrero, el hombre que graba los vídeos asegura al que los monta que “No quiero grabar llantos y llantos y llantos y llantos”.

La conversación fue intervenida el 24 de febrero: comentan que durante el rodaje de una escena, una de las actrices se ha echado a llorar. “Igual le digo a Torbe que no quiero estar, y si me despide que me despida”, dice uno, después de preguntarse si están “obligadas” a hacerlo. “Yo anoche casi no dormí”, remata.

El juzgado número 29 de Plaza de Castilla investiga precisamente si algunas de estas jóvenes eran engañadas o incluso obligadas a grabar estas escenas. Los pinchazos telefónicos, los correos intervenidos y las declaraciones de las jóvenes y alguno de los hombres que intervenían en las grabaciones coinciden en el mismo relato, la dureza de las prácticas sexuales a las que Torbe y su red obligaba realizar a las jóvenes que accedían a grabar con él.

El detenido Borys Malynovsky, el socio ucraniano de Torbe y responsable de conseguir reclutar a jóvenes en España, Ucrania y Rumaría, en un escrito exculpatorio dirigido al juzgado, reconoce tanto la dureza como el rechazo de las chicas a las prácticas. Y a pesar de que la línea de defensa de los imputados para eludir la explotación sexual subrayando el supuesto “consentimiento” de las jóvenes y menores, admite que “alguna de las jóvenes que envía a España no conocía los detalles de lo que van a realizar en nuestro país”.

Malynovsky, reconoce que las “actrices” lloraban durante las grabaciones y no porque desconocieran lo que iban a hacer, dice el escrito, sino por “la crudeza” de lo que se veían obligadas a aguantar y llevar a cabo. Según el implicado en la red de Torbes, acusado de trata de mujeres, justifica la explotación sexual porque no se dedicaban a la prostitución sino a la pornografía, “como si esta industria fuera en sí delictiva”.

El caso Torbe ha vuelto a la actualidad tras conocerse que el portero de la selección española de fútbol David de Gea y el delantero del Athletic de Bilbao Iker Muniain han sido implicados por una testigo protegida en la red de prostitución infantil y abusos sexuales de Torbes, asegurando ante la Policía que en 2012 fue obligada por el productor a participar en un encuentro sexual con Muniain organizado por De Gea, y con otro jugador cuya identidad se desconoce.

Fuente

 

Etiquetas: , ,

Categorías: Sociedad