Carta al ministro del Interior de la madre de uno de los titiriteros encarcelados por terrorismo

000000000 t

 

Carta abierta a Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, de María Luz Pérez, madre de Raúl García, uno de los titiriteros encarcelados durante varios días a principios de febrero por enaltecimiento del terrorismo al mostrar en una pancarta ‘Gora Alka-ETA’, en una función de marionetas en Madrid.

“Sé que el tratamiento con el que encabezo esta carta no es protocolariamente correcto. Debiera haberme referido a usted usando el tratamiento de Excelentísimo Señor, de acuerdo al cargo que ostenta. Sin embargo, ese tratamiento implicaría tenerle en la consideración de una persona excepcional (como, además, correspondería al desempeño de su cargo) y, en mi opinión no merece usted tal calificativo. Le explico en las siguientes líneas mis razones.

Hace usted declaraciones con una desinformación total, por intereses políticos en los que no voy a entrar; ignora usted la presunción de inocencia; y además, utiliza a las víctimas del terrorismo, fomentando que se sientan menospreciadas y dañadas por actos que no son reales, y de los que habla sin tener conocimiento. Que se sepa, no ha tenido usted ocasión de ver la función de marionetas que, con tanta saña, parcialidad e interés partidista criticaba.

En efecto, usted, en el ejercicio de la supuesta responsabilidad inherente a su cargo, manifestó, respecto de una obra cuyo contenido ignoraba, que era “absolutamente repugnante” y que “traspasaba todas las líneas rojas”. Añadía que “no se puede jugar con la apología y el enaltecimiento del terrorismo en ninguna circunstancia y lugar, y no se puede humillar a las víctimas”. Además, reclamaba de la Audiencia Nacional un “reproche penal” para mi hijo, en una exigencia al poder judicial completamente impropia de un miembro del Gobierno.

De este modo, empleando el altavoz que supone su inmerecido cargo, y despreciando su derecho a la presunción de inocencia, condenaba y propiciaba el linchamiento público de dos jóvenes, sencillamente porque le interesaba en términos electorales, y, en una suerte de perversa profecía autocumplida, conseguía usted que las víctimas se sintieran ofendidas por una obra que, en realidad, era completamente ajena a ellas, hasta el punto de haberse personado como acusación en el procedimiento penal, tras sus declaraciones, dos asociaciones de víctimas del terrorismo.

Señor ministro en funciones: voy a acabar este escrito quitándole también el tratamiento de ‘señor’ porque creo que tampoco lo merece: en fecha 24 de marzo de 2016 tuve ocasión de leer en los medios de comunicación que, en una reunión con sus homólogos europeos, por los atentados en Bruselas del día anterior, manifestó usted que “no hay mal que por bien no venga”. Así, justifica que no se hayan acordado medidas eficaces anteriormente por parte de la UE y, sobre todo, muestra su falta de sensibilidad por los más de 30 muertos y 300 heridos que se han producido en el último atentado terrorista en Europa.

¿En esas declaraciones no hay humillación y menosprecio, por su parte, hacia las víctimas de tan brutales atentados? ¿Ese cálculo frío e insensible es el mismo con el que convierte usted los días que mi hijo pasó en prisión en votos para su partido?

Jorge Fernández Díaz -ya sin tratamiento alguno que lo distinga-, he de acabar diciéndole algo que ya sabe: es usted, y no mi hijo, quien aumenta el dolor de las víctimas; es usted, y no mi hijo, quien las falta el respeto; es usted, y no mi hijo, quien las manipula y, cínicamente, las pone al servicio de sus intereses partidistas.”

Fuente

 

Etiquetas: , , ,

Categorías: Cultura, Opinión, Sociedad