Hacienda multa con 24.000 euros a una jubilada que cobró 91 euros al mes por clases de manualidades

0000000 9

 

El caso de la maestra jubilada que ha sido sancionada por Hacienda con casi 24.000 euros por dar clases de manualidades en la Universidad Popular de su localidad, Ossa de Montiel (Albacete), al mismo tiempo que percibía la pensión, vuelve a mostrar la firmeza con la que el Ministerio de Hacienda persigue ciertos fraudes que se pueden considerar menores en contraposición al descenso progresivo en las denuncias por delito fiscal o los recurrentes pactos a los que recurren los grandes defraudadores para eludir la cárcel.

Maruja está obligada a abonar 636 euros al mes durante tres años hasta que pueda pagar la cantidad adeudada más los interes y la sanción, que suman casi 24.000 euros. Desde el 2013 es posible compatibilizar el cobro de la prestación publica de jubilación con el trabajo parcial en el caso de que los ingresos anuales totales no superen el salario mínimo interprofesional, 655 euros al mes. Y esa fue la situación de Maruja. El problema es que su caso se remonta a 2009, antes de la reforma. Los escritores con más de 65 años tienen que elegir entre cobrar la pensión o seguir escribiendo son otros de los damnificados por esta reforma.

En 2009 la Universidad Popular de Ossa de Montiel le pidió que diera clases de manualidades al tiempo que cobraba una pensión de jubilación como maestra. En el propio centro aseguran que desde la Administración se les dijo que no había ningún problema al ser muy pocas las horas, dos por semana; y exiguo el salario, 91 euros mensuales. Siete años después le ha llegado una sanción de parte de Hacienda de más de 23.000 euros.

José María Mollinedo, portavoz del sindicato de los técnicos de Hacienda (Gestha), señala en relación a este caso que llama la atención el hecho de que la Agencia Tributaria priorice “el control sobre los contribuyentes de perceptores de rentas de trabajo mientras descuidan otros ámbitos, como las grandes empresas y fortunas”. Y apuesta por destinar “el mismo esfuerzo” a la persecución de las grandes fortunas y empresas que el que se está dedicando a los pequeños contribuyentes.

“Cualquier pequeña incorrección es detectada enseguida, mientras que estamos viendo como ante los grandes casos de fraude la Hacienda pública, ya sea a través del ministerio o las intervenciones estatal o autonómicas, sólo actúa en auxilio judicial y no tomando la iniciativa de descubrir las grandes bolsas de fraude como debería hacerse”, lamenta Mollinedo.

Fuente

 

Etiquetas: , ,

Categorías: Sociedad

  • subnormail

    lamentable