Limpiar los ríos, una actuación inútil y peligrosa

Cuando se pide “limpiar un río” no se pretende liberarlo de basuras,
sino eliminar sedimentos, vegetación viva y madera muerta, elementos
naturales del río. Sin embargo, son las crecidas las que limpian los cauces y mantienen la vegetación a raya… Tres profesores universitarios abordan en este artículo las crecidas de los ríos y la falacia de algunas medidas que los afectados suelen pedir.

“Cada vez que hay crecida se reclama “limpiar” el cauce. Esta solicitud popular, tan errónea como abrumadoramente unánime, es amplificada por los medios de comunicación, que solo suelen mostrar la visión de los afectados y rara vez exponen argumentos científicos.

La idea de que “hay que limpiar el río” quizás está tan enraizada porque en el pasado los cauces se “limpiaban” sin contemplaciones, sabiendo que no servía de nada, a modo de “actuación placebo”, para mantener callado al personal y ganar votos. Aún se sigue haciendo cuando se consigue regatear sin rubor las “trabas ambientales”. Así, no faltan gestores públicos que se acogen a procedimientos de emergencia (sinónimo de ausencia de control) tras cada crecida para meter las máquinas “limpiadoras”, bajo una situación de grandes presiones económicas y dinero público disponible para las contratas.

Cuando se pide ”limpiar un río” no se pretende liberarlo de basuras, sino eliminar sedimentos, vegetación viva y madera muerta, elementos naturales del río. Se demanda, en suma, agrandar la sección y reducir la rugosidad para que el agua circule en mayor volumen sin desbordarse y a mayor velocidad. Los daños en el río son enormes y justifican que estas prácticas deberían estar radicalmente prohibidas. Pero es que, además, son acciones que nada benefician a los que las demandan.

Las “limpiezas” son inútiles: en las primeras horas de la siguiente crecida el río volverá a acumular materiales en los huecos “limpiados”. En ríos como el Ebro eliminar una capa de gravas de su lecho aumenta mínimamente la sección de la corriente desbordada, un efecto despreciable. Si se dragara rebajando 1 metro el lecho, para una crecida de 2.000 m3/s y teniendo en cuenta el campo de velocidades, tan solo bajaría el nivel de la corriente unos 8 centímetros en la misma sección dragada. Y si se quiere mantener este pequeño efecto habrá que seguir “limpiando” una y otra vez. 

En 2010 se dragó el Ebro (un total de 126.000 m3 de gravas) y hoy durante la crecida se pide con insistencia que se vuelvan a dragar los mismos puntos. “Limpiar” el río es tirar el dinero, un despilfarro que no puede admitirse en estos tiempos.

Los dragados además pueden provocar efectos secundarios muy negativos: erosión remontante, incisión, irregularización de los fondos, descenso del freático, descalzamiento de puentes y escolleras, colapsos si hay simas bajo la capa aluvial, etc.

La percepción de que el cauce se ha elevado es falsa. Donde haya crecido alguna playa o isla el cauce habrá profundizado al lado, en el mismo punto, para compensarlo. También se dice que con crecidas pequeñas cada vez se inundan más campos, pero esto es culpa de las defensas, que al comprimir el flujo inyectan con fuerza el agua a las capas subterráneas, inundándose desde el freático terrenos muy alejados del cauce. Es decir, la crecida se expande antes bajo el suelo que en superficie. 

Este proceso es más intenso cuanto más lenta sea la crecida, es otro de los múltiples problemas generados por la regulación: se gestionan los embalses para reducir la punta y evitar daños en poblaciones, pero en consecuencia las crecidas son muy largas, lo cual es más perjudicial para la agricultura.

Son las crecidas las que limpian los cauces y mantienen la vegetación a raya. Este verano habrá menos algas y menos mosca negra en el Ebro. Con menos regulación, más espacio para desbordarse y más crecidas el río funcionará mejor y nos dará más beneficios. Dejen de demandar “limpiezas”, hay soluciones civilizadas de ordenación del territorio, como exige la Directiva Europea de Inundaciones. Miremos más allá del corto plazo, porque las zonas inundables se inundan e inundaciones habrá siempre.”

———————–
Alfredo Ollero Ojeda (Universidad de Zaragoza), Pedro Brufao Curiel (Universidad de Extremadura) y Askoa Ibisate González de Matauco (Universidad del País Vasco)

Etiquetas: ,

Categorías: Noticias

  • Anónimo

    Que se lo digan a los afectados por las riadas, que pierden sus casas y sus cosechas, por no decir el peligro que conlleva para los habitantes. Antiguamente se limpiaban los cauces y estos desastres no pasaban.

  • Anónimo

    Antiguamente no había lluvias torrenciales como las que hay ahora, consecuencia del cambio climático. Y aún así, y que se sepa, quienes ya tienen una edad recordarán los reportajes del NO-DO con inundaciones en Valencua un año sí y otro también.

  • Anónimo

    Que no había inundaciones?
    Lo que no había eran construcciones ilegales en antiguos huertos de zonas inundables.

  • La polémica está servida. Yo buscaría la solución intermedia: mantener los cauces razonablemente limpios (sin maquinaria pesada) e impedir con fuertes sanciones construir en zonas de riesgo de inundación.

    Compartido en Upnews.es : Limpiar los ríos, una actuación inútil y peligrosa, donde podéis votarlo para que tenga mayor difusión.

  • Anónimo

    Nada. Viendo los comentarios se ve que efectivamente la creencia popular está muy arraigada. En fin. Gracias por el esclarecedor artículo.

  • Anónimo

    Muy buen artículo, muy atinado. Intervenir en el equilibrio natural solo conduce a nuevas intervenciones cada vez más agresivas y más contraproducentes. Somos depredadores del entorno, lo queremos todo para nosotros, para nuestros fines. No hemos heredado de nuestros antecesores las enseñanzas contenidas en el concepto griego de "hibris", presente en tantos y tan didácticos mitos. Una pena.

  • Anónimo

    ah! si es así entonces me voy a meter todo jako del mundo por vena, a ver si no influye

  • Anónimo

    #9:48 Te equivocas. No se inundan las casas y se pierden cosechas porque no se limpien los ríos, sino porque la forma de caer agua ahora es torrencial debido al cambio climático (A Aznar no le hagas caso porque no tiene ni puta idea). Además, hemos construído en los lechos dfe los ríos, en los lechos antiguos. Y eso lleva a que una riada arrasará con todo lo que haya en él.

  • #9:48 Riadas ha habido siempre y es por eso, que España tiene la mayor densidad de pantanos del mundo.
    Si toda España tuviera el clima de Galicia o la cornisa cantabrica, no harian falta pantanos en el sureste y levante español y en definitiva, toda la zona donde escasea el agua o llueve torrencialmente.
    Quizas la culpa este en que no se repoblan los suficientes montes y los poquitos que se repoblan, se hacen con cerillas o sea, pinos y mas pinos, con los consiguientes incendios tan costosos de sufragar.
    Por otra parte, limpiar y esbrozar los cauces de los rios, es competencia de las confederaciones hidrologicas que hay en España, pero de unos años a esta parte, han dejado de hacer esas actuaciones, ya que les cuensta mucho dinero. Ademas de tener a los ecologetas en contra de cualquier actuación en los cauces.
    Quizas por eso, hubieron muertos y un gran desastre en Calpe, ante la riada de hace unos años y todo por la estupida intransigencia de 4 ecologetas que impedian segar las cañas del cauce de la rambla del rio Girona.

  • Ramón Torres

    Esta gente bien intencionada y culta, desde sus cómodas atalayas de las Universidades, caen una y otra vez en el fundamentalismo conservacionista.

    En un medio ambiente tan intervenido como el nuestro, la forma lógica de apostar por él es teniendo en cuenta la sostenibilidad. No se puede tener a la población rural de espaldas al medio natural con continuas prohibiciones y normativas que a menudo sortean la lógica y el correcto calibrado de los variados y numerosos factores e intereses que confluyen, emitidas desde las élites intelectuales de las ciudades.

    Nada es absoluto. Excepto que quizá que en España, el sentido común brilla por su ausencia.

    No niego la buena intención de los conservacionistas radicales, pero no se pueden hacer aseveraciones que hagan tabla rasa en todas las situaciones en este tema del mantenimiento de los ríos, igual que en muchos otros. Y están absolutamente abocadas al fracaso todas las políticas que pretendan cuidar y respetar el medio ambiente sin tener en cuenta las realidades y necesidades de la población rural.

  • Anónimo

    Esta siendo usted un poco prepotente haciendo esa afirmación tan rotunda
    "Limpiar los ríos, una actuación inútil y peligrosa". Hasta un crio de 5 años sabe que limpiar de cañas una riera evita que se obstruyan los puentes y se formen balsas que, en su rotura, arrasan con todo. Es algo que vemos todos los años en tierras secas como muchas zonas de Andalucia, o en las rieras de la costa catalana por poner algun ejemplo.

  • Anónimo

    Si la gente no fuera tan idiota y no se construyera en los cauces, no se inhundarían. Los ríos estaban ahí antes que las casas. Luego a llorar.

  • Anónimo

    En las cercanías de los embalses si debería limpiarse y no por el riesgo de inundaciones si no por qué, por esas zonas, no pasan las riadas (y se nota mucho).

  • Anónimo

    Las palabras de Ramón Torres me parecen muy sensatas. Dice algo que es cierto: estamos comprometidos ya con una dinámica de intervención agresiva en los equilibrios naturales y no podemos dejar de hacerlo, al menos en cierta medida, para esquivar los eventuales desastres sobrevenidos. Aún así creo que pecamos de "hibris" y que deberíamos buscar dejar cada vez menos huella en el entorno o comprobaremos que nuestros "parches" aplicados conducen a infortunios incluso mayores.

  • Anónimo

    "Limpiar" el río jamás significó extraer material de su cauce, menuda babayada, a quién se le ocurrió semejante tontería?

    Limpiar un río es acondicionar la maleza que hay en las veredas para que, cuando se produzca una riada, el río entre en las tierras colindantes de forma suave y no en forma de tromba que todo lo arranca.
    Lo que por aquí se conoce como "salgueirada", que no es otra cosa que hacer una pantalla NATURAL con este tipo de árboles, dejando espacio entre ellos para que el agua pase pero no destroce.

    Antes de decir burradas como que la gente se mete en el río a cavar su cauce mejor nos informamos un poco. Yo vivo al lado de un río y jamás vi cosa semejante.
    Igual que tampoco vi al río destrozar de la manera que destroza ahora que NO DEJAN a los agricultores mantener el río como toda la puta vida se hizo, sin que ningún borrego de traje diga lo que se puede o no, más cuando lo más parecido que vieron a un río es la baba que les sale cuando roncan después de sus grandes farturas.

  • Anónimo

    Y por cierto, limpiando el río se permite que entre luz al mismo.
    Luz, eso que todos los seres vivos necesitamos para vivir.

  • Te ha faltado decir por qué es malo quitar la vegetacion, parece claro que si mucha vegetacion, incluso arboles en el cauce el agua bajará mas lenta no?

    gracias